Terapia con piedras

Relájate y dale a tu piel la luminosidad que necesita

Los masajes con piedras calientes y frías directamente sobre la piel, constituyen una de las últimas tendencias en materia de salud y tienen efectos relajantes, analgésicos, revitalizantes y ayudan a recuperar el sueño además de oxigenar la piel y otorgarle mayor luminosidad.

Las piedras poseen altos poderes magnéticos y provienen de Japón, Hawaii, China y Arizona. La terapia consiste en alternar la aplicación de piedras calientes de lava basáltica y frías (mármol) directamente sobre la piel, en determinadas zonas del cuerpo para realizar masajes.

Antiguamente utilizada por la dinastía china Shang, también los romanos luego de baños calientes acostumbraban tenderse sobre el mármol frío para relajarse y mitigar el dolor en determinadas ocasiones. En América, las indias colocaban piedras calientes sobre sus vientres para disminuir los dolores menstruales y en Japón, los monjes las utilizaban para ayudar en el ayuno.

Piedras calientes y frías

Las piedras basálticas tienen origen volcánico y cuanto más oscuras son, es mayor el contenido de hierro y mayor el tiempo de retención de calor, lo que provoca un aumento de su poder magnético y sus beneficios, como por ejemplo, la dilatación de de los vasos sanguíneos y linfáticos. Las propiedades de las piedras frías (mármol paquistaní) tienen efectos revitalizantes y relajantes, otorgando a la piel mayor firmeza. La terapia implica el uso de más de 60 diferentes tipo de rocas volcánicas cuyas temperaturas llegan a alcanzar hasta los 60°C sin provocar quemaduras en la piel.

Tratamientos con lava volcánica

Exfoliación: Se realiza mediante la utilización de granos de girasol tostado aplicados sobre el cuerpo y mezclados con aceites esenciales de tomillo, limón y clavo y tiene por finalidad la eliminación de las células muertas de la piel a fin de que pueda absorber la energía de las piedras.

Remineralización: Se lleva a cabo mediante la utilización de un concentrado de polvos de fonolita y abedul, que provoca la estimulación del metabolismo celular, mejorando notablemente la piel.

Masaje: Tiene efectos relajantes, a través de la eliminación de la tensión como consecuencia de los masajes con piedra basáltica caliente, que transmiten al cuerpo su energía y oxigenan la piel otorgándole mayor luminosidad.

El masaje con piedras

Se lleva a cabo mediante una combinación de piedras de lava basáltica de Arizona calientes y masajes, lo que provoca una dilatación de los vasos linfáticos y sanguíneos para después proceder a la aplicación de rocas frías de mármol paquistaní con fines de relajación. Las piedras se calientan en un horno y se enfrían en hielo o en un congelador. En ambos casos lkos efectos son la oxigenación de la piel, mayor firmeza y luminosidad.

En las sesiones, las piedras son colocadas en determinados puntos energéticos del cuerpo a lo largo de la columna vertebral, la frente, el abdomen, las manos y los dedos de los pies, además de una piedra pequeña sobre el tercer ojo, en la parte central de la frente. Posteriormente se aplica un aceite esencial y se realizan masajes.

| |

.

Comentarios de los lectores

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.